Bõʒur a twa, ʃɛr elɛv !

En este principio de año, estuve hablando con varios alumnos de los propósitos que tomamos cada mes de enero. Muchos me dijeron que nunca tomaban buenos propósitos porque están seguros que nos los van a cumplir. ¿Y por qué eso debería ser una fatalidad? ¿No habrá técnicas, herramientas que nos ayuden para cumplirlos y sentirnos orgullosos en diciembre?

Cada año, yo me pongo varios propósitos y logro cumplir la mayoría de ellos. ¿Cuál es mi secreto? Descúbrelo ahora.


¿Cómo hago para cumplir mis buenos propósitos?

El origen: una apuesta entre amigos

Mi historia con los propósitos de año nuevo empezó el 31 de diciembre de 1999, a unas horas del terrible « error del milenio ». Yo tenía 17 años. Pasábamos la nochevieja con mis dos mejores amigos. Empezamos a hablar:

  • ¿Y tú, cuáles son tus buenos propósitos para el año 2000?
  • ¿Mis qué?
  • ¡Tus buenos propósitos! ¿Sabes? Los objetivos que uno se plantea el primero de enero para el año nuevo.
  • Ah!!! No, yo nunca me fijo propósitos porque nunca se logra cumplir. Uno los sigue un poco en enero, quizás febrero y luego los deja. Y solamente en diciembre encuentras el papelito doblado en la billetera y te das cuenta de que no hiciste nada.
  • ¿Y qué tal si este año lo hacemos un poco más excitante?
  • ¿Cómo?
  • ¿Qué tal si ponemos plata en juego? Digamos 500 francos (más o menos 500 euros actuales). Él que cumpla más de sus propósitos gana los 1500 francos a final de año.
  • ¡Listo!

Luego nos sentamos a determinar juntos nuestros buenos propósitos e hicimos copias para cada uno. Un año después, yo había cumplido 3 de mis 5 propósitos, pero uno de mis oponentes había cumplido 4 y se llevó el dinero. Repetimos el ritual durante nuestros años universitarios, subiendo poco a poco la suma y la dificultad de los propósitos.

Finalmente, las circunstancias de la vida cambiaron y nos separamos. Y así murió la tradición. Por nostálgico, yo seguía poniéndome propósitos por mi cuenta, pero, sin estrategia, sin motivación, la rutina « papel doblado – billetera » siempre ganaba. Algunos años, yo ni siquiera me ponía objetivos. ¿Para qué?

 

20 años después: los cronosueños 

Hasta que un día, más o menos 20 años después de esta nochevieja, yo descubrí a 2 personas que cambiaron mi visión del mundo, del trabajo, de la vida (yo sé que parece mucho pero así es): Tim FerrissOlivier Roland.

No voy a entrar en detalles en la presentación de cada uno (sería demasiado largo), sólo me concentraré en su impacto en mis buenos propósitos.

Leyendo « La semana laboral de 4 horas » (The 4-hour workweek), descubrí el concepto de « cronosueño ». Tim Ferriss me hizo entender que un sueño sin fecha y sin estrategia de aplicación no es nada más que una quimera, un deseo abstracto que corresponde más a un pensamiento mágico que a un objetivo concreto.

Gracias a él, ahora me pongo objetivos a 6 meses y a 1 año (¿te suena conocido?), concretos y más que todo medibles. Por ejemplo, no digo: « Voy a leer más », sino « Voy a leer 1 libro al mes »; o « Voy a hacer más ejercicio », sino « Voy a hacer 20 minutos de ejercicio al día » o « Voy a ir al gimnasio 3 veces a la semana ». Objetivos medibles.

Nota como formulo mis objetivos: « Voy a … » y no « Quiero, me gustaría, yo quisiera, yo espero… »

 

La segunda etapa consiste en dividir los objetivos en tareas. Un camino puede parecer muy largo, pero sólo es una sucesión de pequeños pasos. Mantén el objetivo final en la mente, pero determina los siguientes 3 pasos para lograrlo. Por ejemplo, si yo quiero « comprar una casa este año », los primeros pasos podrían ser:

  1. Suscribir a un sitio de ventas inmobiliarias y establecer alertas de búsqueda
  2. Contactar una agencia inmobiliaria
  3. Contactar mi banco para saber qué posibilidades de crédito tengo

Ninguna de estas tareas es difícil, pero son las primeras piedras de mi futura casa. Y cuando completé una tarea, la remplazo por otra, etc.

 

Finalmente, Olivier Roland me hizo descubrir una app que me permite crear nuevas rutinas, integrar las tareas en mi vida cotidiana y así avanzar cada día hacia mis objetivos.

buenos propósitos - Habitica

Habitica.com

Esta app se presenta como un videojuego. Tú tienes un personaje con puntos de vida (HP) y puntos de experiencia (XP). Determinas tus tareas cotidianas, semanales, mensuales o únicas. Cuando cumples una tarea, ganas puntos de experiencia que te permiten subir de nivel. Si no, pierdes puntos de vida que, si llegan a 0, te hacen perder un nivel. ¡Y te aseguro que eso duele! (aún más si eres un geek como yo)

Por supuesto se necesita ser honesto con uno mismo y aceptar de perder cuando no hiciste lo que tenías que hacer. También te tienes que acostumbrar a abrir la app cada mañana para ver tus objetivos del día y que actualizar las tareas para ajustarlas al cumplimiento de tus buenos propósitos.

Ne requiere un poco de práctica, pero aprenderás poco a poco a adaptar la app a tus necesidades y así a crear nuevas rutinas para lograr tus objetivos (por ejemplo: ¿aprender francés?)

buenos propósitos - Habitica.com
Dale clic para verlo mejor

 

2022: ¡Es hora de definir tus buenos propósitos para tu francés!

¡De hecho!

Te propongo una lista de 10 buenos « buenos propósitos » que puedes ponerte para aprender francés.

  1. Voy a ver una película por semana.
  2. Voy a ver 3 episodios de una serie por semana.
  3. Voy a escuchar un audiolibro al mes.
  4. Voy a escuchar un podcast al día.
  5. Voy a terminar un videojuego con los diálogos en francés.
  6. Voy a hablar (con notas de audio) todos los días en la app Tandem.
  7. Voy a escribir mi diario en francés (con el alfabeto fonético).
  8. Voy a aprender la conjugación de un verbo cada día (¡te dará 365 verbos al final del año!) > te ayudo en mi cuenta Instagram @profchopin
  9. Voy a aprender 5 palabras al día (¡te dará 1825 palabras al final del año!)
  10. Voy a leer un artículo del Prof Chopin cada semana

¡Y puedes imaginar muchos más!

No dudes en decirme en los comentarios cuales propósitos (de la lista o no) estás dispuesto a ponerte y como cas a logralo(s).

¿Tienes otras estrategias? ¿Tú sí tomas buenos propósitos? ¿Sí? ¿No? ¿Por qué? ¿Por qué no?


Gracias por haber leído este artículo especial. Puedes ver más aquí.

A bjĩto, ʃɛr elɛv !

Prɔf ʃopĩ


 

Si te gustó este artículo, compártelo por favor.
 
 
      

Laisser un commentaire